Carlos

Antes de entrar aquí en Narconon, mi vida era un autentico desastre. No tenía rumbo, no tenía control, no tenía ilusiones por nada, era una vida llena de mentiras.